16 diciembre 2007

La brújula dorada vs Luces del norte

No solemos recomendar películas ni libros en La Guarida. Ya sabéis que este blog, mal que le pese a algunos, tiene un carácter heterogéneo: aunque está centrado en el aeromodelismo (eléctricos y planeadores), nos permitimos el lujo -cada vez más perseguido- de decir lo que nos da la gana acerca de los temas que nos da la gana. Y hoy toca película y libros, o libros y película.

¿Y eso por qué? Pues básicamente por contraposición: y es que estos días estamos asistiendo una vez más a un ridículo posicionamiento de La Iglesia Católica contra una película que se acaba de estrenar -La brujula dorada- y contra los libros en los que se basa -la trilogía La materia oscura.


¿Y por qué se oponen? Pues porque, según ellos, se trata de una clara apología del ateismo y un ataque contra la posición de La Iglesia como baluarte moral del mundo. ¡Coño!, cojonudo, una vez más hay alguien que destapa la Gran Verdad: toda religión organizada no es más que un soterrado intento de alienación y sometimiento de la libertad del individuo.

Según Bill Donahue, de la Liga Católica norteamericana, hay que boicotear la película y los libros porque "La trilogía fué deliberadamente escrita para promover el ateísmo y denigrar el cristianismo, especialmente el catolicismo". Además añade que la película "promueve el ateismo entre los niños". Pues hombre, eso para mi es un punto a favor tanto de la película como de los libros.


Por supuesto, desde la atalaya mediática de la Iglesia Católica, la sacrosanta COPE, también se han despachado con la peli en el tono habitual de la emisora. Así en el programa La tarde con Cristina, el director y la coordinadora del Departamento de Cine de la Conferencia Episcopal (censores profesionales, de los que había cuando Fraga campaba a sus anchas por la España de Franco) se han manifestado contra la película, intentado que la gente no vaya a verla porque es aburrida y porque contiene un mensaje subliminal que identifica a los malos -el Magisterio- con la Iglesia Católica (la institución y sus dirigentes).

...además de decir cosas como que a los niños les puede causar confusión que las brujas sean buenas. Je, je, je, ...parece haber cierta añoranza por los tiempos de la hoguera y la Santa Inquisición. ¡Aaaaaah, esos buenos viejos tiempos, donde los herejes eran quemados sin más!


Y hombre, se podrá decir muchas cosas de la película pero no que es aburrida: no hay tiempos muertos, pasan cosas sin parar, hay un auténtico festín visual art decó, ...aunque tenga muchas tramas que la hagan difícil de seguir para alguien que no haya leído los libros, aburrida no es. Ya podían haber escogido un argumento más inteligente para denigrar la obra.

Y aunque la Iglesia Católica no es mencionada explícitamente, en la trama aparece una pérfida entidad que dicta las normas de conducta de todos los demás, el Magisterio, que va en contra de la libertad de pensamiento y que califica como hereje a todo aquel que se atreve a oponerse a sus planteamientos. La verdad es que visto así podría identificarse dicha entidad con la Iglesia Católica, con la jerarquía ultraortodoxa judía, con el gobierno de los ayatolás o con el regimen fascista de Hitler. Porque si el personaje que en la película hace de jefe del Magisterio se parece un huevo al actual Papa de los católicos, no es menos cierto que su segundo parece sacado de la peluquería personal del dictador alemán.


Y es que en el fondo, lo que hace la película -y sobretodo los libros- es poner en entredicho la idea de que una institución pueda arogarse el derecho de decir que es moral y que no, que se debe pensar y que no, y que se debe hacer y que no, ...máxime cuando se trata no es un poder electivo o sometido a sufragio sino la perpetuación de viejos privilegios adquiridos desde el ejercicio de la violencia, la censura inquisitorial, la guerra y la tiranía del dinero. Si la Iglesia Católica se siente aludida, debe ser porque se ve reflejada en las estructuras de poder que el autor de la trilogía se dedica a denostar.

¿Y qué decir de la película? Pues a mi me pareció divertida. No llega a la épica del Señor de los Anillos, aunque cuenta con los mismos productores -New Line Cinema, pero se sitúa claramente por encima de Las crónicas de Narnya, es menos edulcorada y repipi. Cuenta en el reparto con pequeños papeles para Nicole Kidman, Daniel Craig o el perenne vaquero Sam Elliot, ...pero los verdaderos protagonistas son Lyra Belaqua y los fantásticos personajes de los que se rodea durante el desarrollo de la trama.


El argumento cuenta la historia de una niña huerfana, Lyra Belaqua, que vive en el equivalente a Oxford de una dimensión paralela a nuestro mundo. Aunque viven en aparente libertad, una pérfida y corrupta institución -el Magisterio- pretende dictar las normas de comportamiento de todo el mundo, así como secuestrar a los niños y separarles de sus dimoni (cada persona posee un animal que es reflejo de si mismo). Como parte de sus funciones, el Magisterio persigue la libertad de pensamiento, los avances científicos y trata de apoderarse del único aletímetro que no está en su poder (un artilugio con aspecto de brújula dorada que tiene la particularidad de responder con la verdad cuando se le pregunta).


En cuanto a los libros, la trilogía "La materia oscura" es obra de Philip Pullman, y en España está editada por Ediciones B. Cuenta con tres títulos: Luces del norte, La daga y El catalejo lacado. Son bastante más explícitos en la denuncia de los artes oscuras del Magisterio, y es más fácilmente identificable este con la Iglesia Católica (o con la musulmana, porque como institución todas comparten objetivos y despropósitos).


Acerca de la polémica que se ha suscitado, el propio autor ha dicho "Si Dios existe y se mantiene invisible es porque está avergonzado de sus seguidores y de la crueldad e ignorancia que utilizan en su nombre. Si fuera él, yo no querría tener nada que ver con ellos". También asegura "la Iglesia cuanto más lejos este del poder, mejor" (que pena que en España ni socialistas ni peperos hagan nada por evitarlo). Y concluye "La religión nunca debe decir a la gente lo que tiene que pensar".

Y este, amiguetes, es el quid de la cuestión: nadie tendría que decir nunca a la gente lo que tiene que pensar. Se pueden expresar opiniones, algunas estúpidas y otras no, pero NADA de hacer dogma, nada de decir a los demás como han de pensar. Cada uno en su casa que piense lo que quiera: si desea rezar por las noches a Vishnu o a Obi Wan Kenobi, allá él con sus creencias, ...pero para ello no hace falta una institución detrás que dicte un corpus único de pensamiento.

Es por ello, que yo "opino" que es bueno que los niños (mayores de 7 años) vean la peli (se lo van a pasar bien), lean los libros, y después se comente con ellos que en el mundo real existe un paralelismo con los malos de la ficción: las jeraquias de todas y cada una de las religiones, ...y en España, por cercanía y por abuso, la Iglesia Católica. Hay que prevenirlos desde pequeños y educarlos en un sano ateísmo.

Etiquetas: , , ,

1 Comentarios:

a las 12/16/2007 4:23 p. m., Anonymous Vespa Power dijo...

Si señor, se puede decir mas alto, pero no mas claro.

 

Publicar un comentario

<< Volver