27 diciembre 2006

Tranquila mañana de vuelo

Viento muy suave del este, sol, buena temperatura, 15 ºC a la sombra, ...¿qué más se puede pedir? ...pueeeeeeeeeeees que sea uno de esos raros días del año en que no tiene uno que currar. Así es que, a cargar los bartulos en el coche y al campo de vuelo.

Dadas las condiciones meteorológicas yo pensaba que el KRA estaría a tope, ...o que al menos hubiera presencia del grupo de abueletes que vuelan entre semana. Pero nada, totalmente vacío.

Por no estar, no estaba ni el ubicuo Agtugo: ese curioso socio del KRA que por norma, vayas a la hora que vayas SIEMPRE está ahí sentado, mirando, comentando, dogmatizando, ...pero pocas veces volando. Agtugo, el que llega antes que nadie y el que se va más tarde que nadie. Pero hoy no estaba. Obsérvese la prueba: la silla vacía.



A los treinta segundos de llegar apareció otro piloto que también pensó que para el día que hacía era un crimen no ir a volar: Sergio G. ¡Bien! Así por lo menos había dos tablillas en el tablón de frecuencias.



Hoy tocaba volar el Alpha. Tras el incidente con el autogiro, sin aparentes daños estructurales, tocaba comprobar si no había ningún defecto oculto, grieta escondida, o costilla despegada.



Parece mentira lo bien que sube este avión de más de 2 kilos con un motorcillo tan exiguo como el AXI 2212-34, que en teoría proporciona un empuje entre 600 y 800 gramos.



El lanzamiento no tiene ningún misterio, ...no hace falta ni correr ni nada, un pequeño empujón y arriba. Solo hay que vigilar el morro y procurar que no lo suba mucho y provoque una pérdida.



El relax, la tranquilidad, la paz que uno siente haciendo largos con un velero en busca de una térmica en un día como hoy en que ni una nube ni un pájaro se marcan en el azul del cielo, es algo muy difícil de transmitir al que nunca ha volado veleros. No hay ruido de motores. No hay gente gritando alrededor, no se oyen los coches. Nada. Solo tú y tu velero. Be sailplane my friend!



Sergio se ha traido un eléctrico nuevo: un Extra 300 de origen chino, muy ligero, motorizado con un Hyperion equivalente a un 2212, con una decoración de lo más llamativo. Aquí vemos al dueño posando con la máquina. Fuera de plano un invitado sorpresa: de esos que llegan en el último momento, ven un avión nuevo por estrenar y ¡zas!, ya se han hecho con la emisora.



Hoy era día de estreno para el Extra.



Motor nuevo, avión nuevo, servos nuevos...(y malos, ...pero el piloto ya ha prometido cambiarlos).



Tras la obligatoria prueba de rango, para asegurarse de que el sistema motor/ESC/batería no producen interferencias sobre el receptor, piloto (relajado y feliz por catar máquina nueva) y dueño (algo tenso y preocupado, repasando mentalmente el curriculum del piloto) se dirigen a la pista de despegue (y a veces aterrizaje, ...aunque no todos los pilotos del KRA parecen saberlo).



El vuelo transcurrió sin problemas durante los primeros 30 segundos. El avión subió a medio motor. Los mandos iban bien, quizás demasiado elevador y alerón, prácticamente trimado. Todo iba tan relajado que hasta podiamos admirar el nuevo corte de pelo del Cefesky.



Peeeeero en ese momento se recibió una llamada de emergencia en la torre: "¡Mayday, mayday, mayday! Tengo problemas con el elevador. ¡Mierda, pierdo el control! No funciona el elevador ¡Espera! .....

......(silencio)

......¡lo tengo! ¡Lo controlo, ...a medias! ¡Algo se ha soltado en el elevador, ...pero puedo ir bajándolo a golpecitos de stick! Preparad la pista que bajo..."


Efectivamente algo se había soltado: la porción derecha del elevador!!!



Afortunadamente, la pericia de Cefesky ha conseguido traer al avión sano y salvo de vuelta a tierra.



En esta foto se aprecia perfectamente como el elevador derecho se había soltado por las bisagras. Interrogado el piloto por la autoridad competente, se averiguó que había pegado las bisagras de todas las superficies de control con ciano para deprón, ...que debería usarse SOLO para pegar deprón pero no para bisagras de fieltro y madera; para esto ciano de toda la vida, el vulgar y corriente que venden en cualquier ferretería, y si acaso atravesar las bisagras con un alfiler.



Con todo, el incidente acabó bien y se quedó en la simpática anécdota del día, ...algo que contar delante de unas cervecitas.

Alrededor de la una Sergio y Cefesky se habían pirado...

...lo que quedó: un solitario KRA, con la línea de vuelo vacía y el Alpha haciendo pasaditas por encima de la pista. ¡Gran día!

Etiquetas:

3 Comentarios:

a las 12/27/2006 11:58 p. m., Blogger CefeSky dijo...

Vaya!...la junta del CRA parece tomar cartas ....ya está empezando a prohibir a los parroquianos a no volar si no saben, como marca el cartel del panel de frecuencias....si al final me van a caer bien y to!.

 
a las 12/28/2006 9:50 a. m., Anonymous Electric Sauron dijo...

La junta ha prohibido volar a los socios, pero no generar basura, que se puede observar tras el panel de frecuencias, en casi la misma cantidad que este verano. ¿Será basura entrópica que aparece por generación espontanea?
Saludos Nasgules

 
a las 12/28/2006 8:33 p. m., Blogger CefeSky dijo...

Je...je...Electric Sauron tocando los bemoles.
A ver si la junta y los socios que generan basuras leen este blog y se compran un litrico de Entrhopik, el limpiador entrópico.
Je..je...
(¡A ver esos insectos!, ¡que zumben!)

 

Publicar un comentario

<< Volver