22 julio 2007

El Dr. Frankrendepron no toma vacaciones

¡Y allá que se fué a la pista del CRA a probar su nuevo autogiro birotor! ¡Y por allí aparecieron piloto de pruebas y documentador gráfico para contarlo!


El dia si bien soleado, no acompañaba mucho a la prueba por viento creciente. Así, a las 9 de la mañana la insignia nacional del campo del CRA ya se movía que daba gusto.



Más grande, con superficies canard y más pesado que su hermanito de indoor, el autor posa con su obra.

A los ajustes de rigor y bautismo, maese Txakal:

Tras las comprobaciones rutinarias de siempre, un tanto inecesarias pero que hacen aumentar el interés entre el escaso público asistente a esas horas, piloto de pruebas y creador se dirigen a pista.

El bicho inicia la senda de carreteo y trata de irse al aire en un par de metros, pero tras un saltito se demuestra la deficiencia en la rigidez de las palas del rotor delantero, escasamente reforzadas con varillas de fibra. Las palas flexan y la criatura pierde sustentación.



Sabiamente Txakal aborta la maniobra y el autogiro vuelve a posarse en el suelo.


Se procede al protocolo de actuación standard en el campo de vuelo: "Refuerza con lo que pilles y vuelve a intentarlo".

En el caso que nos ocupa con unos trozos de madera procedentes de algún "aterrizaje brusco"+ cinta milagro...


En la siguiente prueba, se demuestra que la solución no funciona: el rotor sigue flexando como queda inmortalizado (¡madre; cómo quiero a mi tele canon!)

Con la victoria de una sabia retirada a tiempo, piloto y diseñador regresan a boxes para intentarlo otro día: ¡con refuerzos carboníferos; al ser posible!)

Y ya tá.

Etiquetas: , ,

1 Comentarios:

a las 7/28/2007 9:20 p. m., Blogger CefeSky dijo...

Cuidadin Mini, por las fotos que expones al publico.
La bandera de Esspaña.
Tan ajada.
Tan vieja.
Tan caduca e inservible.
Algún juez de mala baba te puede meter en un lío aludiendo a cualquier reaccionario argumento.
El B.I.C.H.O. del Rafavi es atómico y eXpectaKular.
Demuestra lo en buena forma que está las neuronas de Franken.

Alabado sea el señor vuestro diossss.

 

Publicar un comentario

<< Volver